The Emancipation Daily

Vayan pidiendo hora con el doctor

Posted on: marzo 16, 2010

Muchas veces nos hemos enfrentado a algunas enfermedades viricas que posteriormente han dejado mermadas nuestras capacidades vitales. Por ejemplo frente a un simple resfriado que más tarde se complique un poco y obligue a estar varios días en cama tomamos una serie de medidas y cuando creemos que ya estamos del todo curados nos miramos al espejo y vemos que nuestra cara tiene peor color y que probablemente hemos perdido varios kilos.

Y es que, desde ese momento en que el resfriado nos ha hecho más daño que cualquier otro antes, estamos muchos más en alerta para evitar que esto nos vuelva a pasar cuidándonos de ser tan osados al usar ropa que abrigue poco y tratando de no beber cosas demasiado frias. Algo parecido pasa con las rupturas de relaciones más importantes que las anteriores y yo me pregunto: ¿hasta qué punto podemos decir que nos hemos recuperado de una ruptura si seguramente despues de esta ya no volvamos a ser el mismo de antes?

Este chico especial entra en nuestras vidas cuando menos te lo esperas como un virus. En los primeros días no sientes nada pero en los siguientes ves que algo diferente pasa en tu cuerpo y que tu mente y estado fisico no esta como antes. Y de repente…zas¡¡, ya has incubado una buena enfermedad.

Lleva tan solo 3 o 4 días notar que esa persona quizá no sea como cualquier otra y que te va a costar mucho conseguir que sus ataques víricos a tu corazón no terminen por dejarte secuelas graves y como somos muy listos y nuestras predicciones en lo que al sufrir se refiere no fallan, ya es tarde para cualquier tipo de antidoto o vacuna preventiva, asi que pronto te tocara ir de visita al hospital más cercano de nombre,” tu mejor amigo”.

Normalmente, antes de empezar la primera relación importante uno va sin tanto miedo, sin pensar en que prevenir es curar y se tira a la piscina mojándose desnudo en un agua a la que poco le falta para estar bajo cero. Tus pensamientos sobre lo bonito que es el amor incluso antes de tenerlo se suceden en tu cabeza uno tras otro sin apenas dejar tiempo a la cordura. La esperanza de que algo sea eterno es una constante en tu mente e imaginarte tu vida con alguien y que todo sea perfecto es tu sueño.

Por el contrario, en el tiempo post primer gran amor, todo esto comienza a cambiar. De repente el amor no es más que algo precioso pero utópico y casi inconseguible y dejas de imaginarte con esa persona toda la vida para empezar a hacer planes que no vayan más alla del fin de semana y viernes, antes de que puedas salir y conocer a otro, En este momento, el pensar que algo va a ser eterno o al menos, duradero tiene que luchar enbravecidamente contra un batallón de neuronas mucho más cuerdas y realistas que las que tenías antes de infectarte con ese virus llamado amor.

Actualmente, el precioso color rosa de las paredes de tu futuro torna en un blanco puro que espera a ser pintado de cualquier otro color porque ya, estamos abiertos a que quiza un simple azul marino pueda quedar incluso mejor en nuestras vidas. Todos sabemos que las manchas, en paredes oscuras, se notan menos.

Y lo que es peor es que sabemos que tras una dura enfermedad que tanto costó superar vendrá otra , cuya cura estará aun por descubrir y que vendrá precedida por el avivar de algunos de los sintomas de todo nuestro curriculum virico anterior.

Siempre me consolé pensando en que algunos decían que al enfermar la fiebre te hace crecer. Pero ahora, más viejo, tengo pruebas que demuestran que , ni en el amor ni en la salud, esto es cierto.

4 comentarios to "Vayan pidiendo hora con el doctor"

me alegra que hallas vuelto a encontrar timpo para dar una dosis a tus lectores. Sobre el tema que tratas no puedo estar más de acuerdo, la opción de pasar mi vida en soledad con once gatos ya no me parece tan terrible o no tanto como aguantar al caballero equivocado. Será que me he vacunado contra “resfriados”

será¡¡¡
si en casa tenemos medicinas y cosas que ayudan a no resfriarse, pero cuando uno tiene pareja parece que esta mal ponerse a buscar paracetamol en algun cajón.
Aun así, no cantes victoria. Sabes que la gripe nunca es igual y la vacuna, al final, no sirve¡¡
gracas por pasarte

ay, el virus, cuando te pica es como la medusa del amor!

me gustó mucho, pero especialmente los tres últimos párrafos!

“Vayan pidiendo hora con el doctor | The
Emancipation Daily” was in fact a fantastic blog post and thus I really ended up being
very satisfied to locate it. Thanks for your effort-Oliver

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: